Recomendaciones en Seguridad Informática

Recomendaciones en Seguridad Informática

Ya sabemos que la seguridad en la red es un tema que cada vez toma más importancia debido a las noticias permanentes sobre nuevos virus, ataques, estafas y robos de identidad que se producen en internet. Es claro que la mayoría de personas interactúa de una forma u otra con el mundo virtual y en muchos casos los usuarios no toman las precauciones necesarias para prevenir posibles ataques ni siguen las recomendaciones de seguridad requeridas en cada caso. 

 

Los diferentes organismos que trabajan por la seguridad en internet,  como la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) han creado protocolos y recomendaciones para los usuarios sobre privacidad y seguridad en internet. Puedes consultar la guía de la AEPD y el INCIBE que promueve el uso seguro y responsable de Internet.

Desde Dibdata os dejamos algunas recomendaciones que aunque seguro las sabéis, viene bien recordarlas y aplicarlas cuando naveguemos y hagamos uso de la red.

 

 

1. Sigue un protocolo para tus contraseñas

Crea contraseñas diferentes para tus cuentas y utiliza nombres de usuario distintos cuando sea posible. Usa un protocolo alfanumérico para tus contraseñas, que incluya letras en mayúscula y minúscula, además de números y símbolos,  combina estos elementos y asócialos de manera que te sean fáciles de recordar. 

También puedes utilizar administradores de contraseñas como NoMorePass, True Key, Last Pass, 1Password, KeePass, Dashlane, EnPass, entre otros. 

Si más de una persona va a usar un PC o tablet, lo recomendable es crear diferentes cuentas de usuario, cada una debe estar protegida por una contraseña, además es conveniente añadir una contraseña para bloquear cada sesión y dispositivo.

 

2. Cambia tus contraseñas a menudo

Recuerda cambiar las contraseñas periódicamente, puedes programar cambios de las contraseñas cada cierto tiempo (3 o 6 meses), evitando contraseñas con patrones predecibles. Cambia tus contraseñas inmediatamente cuando descubras una brecha de seguridad y como medida de prevención cambia contraseñas después de acceder a tus cuentas desde PC’s o dispositivos diferentes a los habituales. Incluye también la verificación en dos pasos para detectar intrusismos.  

Lo importante realmente es crear contraseñas más seguras e intrincadas que dificulten su hackeo y mantener una contraseña robusta.

 

3. Actualiza los programas 

Los creadores de programas lanzan nuevas versiones con actualizaciones o parches cuando detectan problemas de seguridad o cualquier vulnerabilidad.  Por ello es importante que mantener actualizados los programas y aplicaciones con la última versión del software y del sistema operativo que uses.  Activa las actualizaciones automáticas para que se descarguen e instalen todas las actualizaciones críticas y de seguridad.

 

4. Protege la seguridad de tu Red 

Asegúrate de que tu conexión de Wifi sea privada, con contraseña robusta y que te conectes usando un router protegido que cifre los datos. De esta manera evitarás intrusismos de personas que puedan acceder a tu red y a tus datos.

Evita usar redes públicas para conectarte a internet o en caso de ser necesario navega con el protocolo HTTPS activado; con la extensión HTTPS Everywhere para Mozilla, Chrome y Opera podrás proteger tus comunicaciones de forma automática en los sitios que se sabe que lo admiten. También puedes utilizar otras herramientas o aplicaciones para navegar en internet que aumentan la seguridad de tus datos.

En lo posible valora adquirir una VPN que cree una red protegida en tu equipo y de esta forma podrás conectarte a tu red desde cualquier lugar. 

 

5. Guarda tus sitios frecuentes en el navegador

Si hay páginas a las que te conectas de forma habitual, una idea interesante es poner un marcador en el navegador que utilizas. Así evitarás tener que estar escribiendo las direcciones, ya que una sola letra mal escrita puede llevarte a una página falsificada, que tiene la misma apariencia que la original pero que se crea con la intención de robar tus datos o instalar código malicioso en tu equipo. Si utilizas los marcadores, evitarás este riesgo y siempre irás al mismo sitio.

 

6. Controla la privacidad de tus Redes Sociales 

En tus perfiles de Facebook y Google hay un montón de información personal que puede usarse en tu contra (por ejemplo, para adivinar contraseñas).

Cuidado con los perfiles falsos en Facebook, podrían ser ladrones de datos…

Rechaza solicitudes de amistad sospechosas y configura bien la privacidad de Facebook otras redes sociales. Es una cuestión de privacidad fundamental.

 

7. Cuidado con hacer click en cualquier enlace

¿Cuantas promociones y ofertas irresistibles recibes a diario? Seguro que te has dado cuenta de que cada vez llegan más a tu bandeja de entrada. Algunas hasta superan los filtros de spam, pudiendo llevarte a errores. Si haces clic en el enlace, se acaban de salir con la suya y puede que utilicen tu cuenta para extenderse a tus contactos o que en el futuro tengas problemas.

Por eso, ten mucho cuidado y no hagas clic si no lo tienes claro. Que un correo te diga que viene de Google o de tu banco y que necesita hacer algunas comprobaciones de seguridad de tu cuenta, o que alguien te ofrezca una oportunidad única sin saber quién es, es casi con seguridad una mentira. Mejor no aprovechar la oferta a perder el control de tu equipo.

 

8. Comprueba las apps autorizadas

“¿Puede la aplicación X leer tus datos de Facebook y Google?”. Cuando autorizas una app maligna, el desastre está servido: spam enviado en tu nombre, robo de datos…

Para prevenir problemas, controla las apps autorizadas de Google, Facebook, Twitter y otros sitios importantes. Revocar permisos es fácil y rápido.

 

9. Desconfía de los archivos que te envían

Uno de los virus más dañinos de los últimos tiempos se propagó a través de Skype: un amigo enviaba un archivo y la gente, al confiar en su origen, lo abría. Y kaputt.

Estés donde estés, no abras un archivo misterioso por ninguna razón, ni siquiera si te lo envía un amigo. Pregúntale antes qué es. En la duda, escanéalo en la web.

 

10. El móvil también es vulnerable

El uso del móvil para navegar por Internet es cada vez más frecuente. Y debes saber que estos dispositivos son tan vulnerables a las amenazas online como lo puede ser un ordenador. Incluso puede que más, ya que hay supuestas aplicaciones que esconden código malicioso o mensajes de texto que incluyen enlaces peligrosos.

Ten cuidado con el tipo de aplicaciones que instalas y no respondas a mensajes de gente desconocida. También es buena idea contar con filtros de seguridad que alerten sobre este tipo de peligros.

 

No hay comentarios

Publica tu comentario